3 errores comunes de un gerente de Mype que no debes cometer

Hace algunos años no hubiera podido escribir un post sobre errores de un gerente de Pyme. Aún más, ahora que lo medito un poco, hace algunos años no hubiera escrito ningún post como el que hasta ahora he escrito. El Marketing Online es algo novedoso en el mundo. A medida que pasa el tiempo cada vez más rincones del mundo empiezan abrir sus ojos a la era digital. Como siempre, Europa y la cultura anglosajona, van a la vanguardia. Así que soy alguien que siente que llega un poco tarde a la fiesta a nivel mundial de esta era pero por otro lado llego a tiempo para ayudar a los empresarios de mi país y mi ciudad en especial.

Pero bueno. A lo que iba. El gerente de Pyme, según mi experiencia como asesor de marketing desde hace algunos años, tiene ciertas prácticas que te aconsejo destierres al momento de poner en marcha tu proyecto online. Voy a comenzar con el que yo mismo cometí hace algún tiempo pero que me ha servido para hacer reajustes y cambiar el resultado

1. Matar el plan A para dedicarme completamente al plan B (este fue mi error): Cuando tengas un plan A que te permite vivir al día con tus cuentas, no cometas el error de convertirlo en plan B solo porque tienes una idea que te “late” va a funcionar. O más impulsivo aún, que simplemente eso es lo que te gusta.

Es decir, si tiene un trabajo y a la vez un proyecto que te quita el sueño, lo mejor es invertir el tiempo restante en ese proyecto mientras sigues trabajando. Cuando te lanzas con todo por tu sueño, renunciando a tu trabajo, las probabilidades de hacerlo rentable en el corto plazo es casi improbable. Si eres de las personas que como yo, deben pagar las cuentas de la casa y ofrecer un buen sustento a tu familia, entonces no cometas el error impulsivo de simplemente hacerlo solo porque eres un artista y los artistas hacen decisiones instintivas y lo haces así, solo para demostrarte que eres alguien interesante.

Mejor es: Tu trabajo es tu plan A, porque es el que te da sustento hoy y dependes de él. No lo dejes. Tu proyecto tenlo como tu plan B. ¡No seas terco!. Que sea tu plan B. Sigue leyendo. (te juro hubiera querido que me hablen así alguien que ya recorrió ese camino antes de haber perdido mi capital y mi sueño). Gracias a que tu plan A sigue dándote dinero, puedes hacer una inversión a tu plan B. Quizá comprando tu hosting y dominio, quizá contratando a un asistente que te trabaje por horas y sin mayor costo para que vaya desarrollando aspectos de tu proyecto sencillos pero imprescindibles como el maquetado de contenido, redacciones, imágenes, diseños, etc. Tienes un cliente que puede ser un amigo cercano o un familiar. Listo. Firmas un contrato y puedes pensar en ofrecer más tiempo a tu plan B. De esa manera conviertes tu plan B en plan A y no perdiste ni arriesgaste como todo un admirable animalito instintivo y … presuntuoso.

2. El gerente Superman (Error del 90% de mis clientes): Cuando se quiere ser todo, se termina siendo nada. El resultado que he visto de esto casi siempre es catastrófico. Casi siempre. El ser gerente de una Pyme no es ser tú mismo tu secretaria, tu capacitador de personal, tu personal de asistencia al cliente, tu operador, tu asistente, el encargado de marketing, etc. Esto es algo con lo que empiezan los emprendedores, pero no es lo más saludable dejarlo allí. Ni para tu salud, ni para la de tu empresa. Si has crecido lo suficiente como para contratar el personal suficiente, debes de hacerlo. Si no tienes dinero, y la cantidad de tus clientes parece que no es tan mala, haz una auditoría de tus procesos productivos y financieros de tu Pyme para detectar fugas de dinero o errores en la estructuración de tus precios en relación con tus procesos productivos. 

El retorno de tu inversión (ROI) debe dejarte un margen para continuar invirtiendo a medida que creces. Muchas veces la solución incluso está en hacer una ligera variación al modelo de negocio o en la segmentación del mercado. Si no has considerado Internet como una alternativa para tu negocio, te aconsejo que lo hagas. Muchas Pymes en España por la recesión que vive ese país, se han salvado de quiebras seguras, al saltar con una estrategia online sostenida y sólida y han logrado salvar sus negocios modernizándolos. Te sugiero revises el caso de Bere Casillas que ya lo referencié en el post La personalización para Pymes: La única alternativa.

3. Creer que nadie lo puede hacer mejor que tú: Detesto este comportamiento. Es como hacer a un lado al profesional que contrataste, darle un empujón y decirle, tengo esta idea que es mejor que la tuya que eres especialista en esto, pero ya que yo soy el dueño del negocio, sé de esto más que tú; por eso sé diseñar mejor que tú, escribir mejor que tú y atender mejor que tú, ser secretaria mejor que tú y si me pongo falda soy más atractiva que tú!!!. Bueno… exageré. Advertí que detestaba este comportamiento.

Mejor es: Si contrataste a un profesional y lo seleccionaste porque fue el mejor de muchos, incluso buenos candidatos, confía en él. La creatividad es rentable, la creatividad se genera en la libertad, la iniciativa de crear soluciones también, si le estás diciendo qué debe de hacer, le estás dando un voto de desconfianza a su calidad y eso, se siente y frustra. He visto y lo he vivido, esta forma de gerenciar solo sentencia a la larga una renuncia. Y casi siempre, renuncia de un elemento talentoso. Al menos que hayas escogido a un candidato, feliz con una posición pasiva. Por lo general, son menos productivos aún. Sin embargo, muchos gerentes, continúan con este tipo de trabajador, porque para ellos también les resulta cómodo, decir cómo se tienen  que hacer las cosas.

¿Qué otro error consideras que es común en los que han sido o son tus jefes? Cuéntame allí abajo y generemos más ideas

Paul Fuentes
Sígueme