Consultor VS Cliente: Quién manda a quien en marketing digital

De todas las relaciones en las que un humano está expuesta, la relación consultor – cliente es la más incierta. Y es que, del “Soy el que más sabe de marketing” hasta el “soy el dueño de la empresa y lo quiero así” hay un trecho que dice “El proyecto necesita de ambos”.

Así que, aunque considere que el empresario siempre tendrá la última palabra por ser el dueño de la empresa, es mejor entender la relación como el respeto necesario al espacio de trabajo.

Primero, definamos los perfiles:

Cliente:

Empresario cuyo negocio, está estancado o en fase de inicio. La consolidación es más bien un sueño.

Se puede llegar a confesar ignorante (utilizando sus propios términos) en temas de marketing y más aún, tratándose de Internet.

Sabe mucho del negocio. Conoce a su mercado, conoce a su competencia, conoce cómo hacerlo mejor, pero sobre cómo utilizar el marketing, se siente inseguro. Tiene ideas, pero todas aún con poca madurez por lo mismo que es impetuoso y por él, hacerlo todo al mismo tiempo.

Consultor:

El tipo que dirige a un equipo que sabe cómo funciona las herramientas de mailing, las redes sociales para negocios, las plataformas de anuncios, la importancia de la segmentación, sabe diseñar y un poco de analítica web, embudos de conversión y posicionamiento en buscadores, fidelización, introducción, diseño web, gráfico, aplicaciones, en fin.

El tipo que ha llegado a tener ciertos automatismos por la experiencia, pero sobre todo, es alguien que sin desalentar al empresario, debe saber manejar su ímpetu desbocado que lo lleva a querer comerse la internet, teniendo una boca modesta.

El Trabajo que convierte la relación en un versus.

Tiene que ver con el nivel de inversión que lo define, por lo menos en este artículo:

  • El empresario de sólo Facebook: Este empresario entiende con mucha modestia cómo funcionan las herramientas de marketing digital. Esto no es ningún problema para la relación, hasta cuando tiene ciertos conceptos que más bien son mitos. Por ejemplo, creer que facebook lo puede todo. “Ninguna otra herramienta es necesaria, basta con facebook. Todos están allí y es todo lo que se necesita. ¿Para qué más? Sería un gasto insulso hacer email marketing o tener una página web. Facebook es barato y muy poderoso.” 
  • El empresario, lluvia de ideas: Tiene una creatividad desbocada. Esto no es un problema para la relación hasta cuando cree tanto en sus ideas de publicidad y de diseño que simplemente espera que el consultor las ejecute. “Yo soy el que más sabe del negocio. El marketing y la publicidad, no es tan difícil y con un poco de creatividad, que la tengo, basta. Así que lo quiero así.”
  • El empresario agresivo: Tiene una energía y un hambre de ser agresivo con su publicidad que utiliza términos como “Vamos a bombardear con todo” o “A darle con todo a la publicidad”. Esto no es problema para la relación, hasta cuando su presupuesto es tan sólo de unos cuantos soles que alcanzan apenas para los honorarios del consultor.

¿Quién manda a quién en Marketing Digital?

No es una novedad la tensión en este trabajo entre un cliente emprendedor y el consultor. Después de todo, el consultor siente que tiene el bagaje suficiente en la ciencia del marketing por internet que no debería ser interrumpido en sus tácticas y estrategias que está intentando trazar para hacer ganar a su cliente.

Por otro lado, está el cliente, que muchas veces puede llegar a creer que el marketing no es una ciencia y que más bien se trata de tener buen criterio y un poco arte (que entiende como la capacidad para manejar herramientas de diseño) tan ambiguo que ante esa situación, su conocimiento del negocio hace que pondere más su criterio que del consultor quien “sólo sabe hacer buenos diseños y manejar herramientas que él no aprendió, pero que de ninguna manera posee un mejor conocimiento de como hacerse notar en el mercado que él mismo.” 

Por esta naturaleza del trabajo, es que en lo personal, siempre estoy atento a cuál es el marco conceptual que mi prospecto de cliente, quien solicita mis servicios, tiene de mi profesión.

Es importante, ya que esta información inicial, puede dar luces si se tendrá un versus en la relación o una relación de sociedad colaborativa e inteligente. 

¿Cómo sería esto último?

El trabajo que convierte la relación en una sociedad inteligente.

 

Ambos se ven como una sociedad para un sólo proyecto. Ambos se ven como una pieza importante del proyecto ya que cada uno tiene una información explosiva.

De un lado, el empresario, sabe de su negocio, de sus clientes y de su competencia. Cuál es su comportamiento, cuáles son sus necesidades, sus expectativas, la calidad que espera, qué pondera más, si el precio o la calidad, etc.

Por otro lado, el consultor de marketing, sabe cómo engranar toda esta información y utilizarla de manera estratégica en los mensajes comerciales. Sabe qué hacer con toda esta información y con todos esos datos y cómo extraer más datos aún de los actuales que le proporciona su cliente.

Sabe cómo fidelizar a los actuales y cómo conseguir más clientes con las herramientas digitales que maneja.

Sabe cómo elaborar un buen texto publicitario (copywriting) y cómo presentar los planes y precios, utilización de imágenes más sugestivas, etc.

El empresario puede tener muchas ideas y el consultor las filtra añadiendo otras y repotenciando con su experiencia y eficiencia en mensajes comerciales.

El cliente empresario, bien haría dejar a su consultor maniobrar y dejar que tome la decisión de la mecánica de adquisición y fidelización de clientes. Y éste haría bien en consultar a su cliente, sobre los enfoques de la publicidad, para ayudarse con la experiencia del empresario sobre las preferencias de su público.

Conclusión:

La relación ideal entre un consultor y su cliente empresario, debe ser, la de saber cuál es el lugar de cada uno en la planificación y ejecución de la gestión de marketing digital.

El respeto y el espacio de cada uno, será la clave para conseguir mejores resultados cada vez más.

¿Y tú cómo trabajas con tu consultor de marketing digital?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *