El poder del número 9 en fijación de precios en la web

Seguramente has escuchado lo generoso que suele ser el número 9 para quienes publican precios u ofertas en su página web. 

Y como asumo que estás leyendo este artículo porque sueles hacer negocio por Internet, entonces vamos a explicar cómo puede que el número 9 tal cual se escribe, no sea tan poderoso y cuando realmente lo es, utilizándolo correctamente.

Cuando fijes el precio de tus servicios o productos físicos que ofreces, es mejor hacerlo cuando se acerque el número redondo.

¿Cómo es eso de número redondo? 

Se ha demostrado que el número 9 cuando se coloca en una oferta debe estar cercano a la cifra redonda como por ejemplo.

$ 3.00 es la cifra redonda
$ 2.99 es la cifra reducida.

Esto es más impactante según los estudiosos en la materia Thomas y Mortwitz.

En el 2005, Thomas y Morwitz realizaron una investigación que llamaron “el efecto del dígito izquierdo en la cognición de precios”. 

Explicaron que “los precios con un 9 al final se percibirán como más pequeños si el dígito de la izquierda cambia a un número inferior (por ejemplo, $ 3.00 a $ 2.99), pero no así, si el dígito de la izquierda permanece sin cambios (por ejemplo, $ 3.60 a $ 3.59)”.

… Cuando se un precio como el $2,99, el proceso de codificación en la mente se iniciará tan pronto como nuestros ojos se encuentran con el dígito ” 2 “. En consecuencia, la magnitud codificada de $ 2.99 se ancló en el dígito más a la izquierda (es decir, $ 2) y se vuelve significativamente más bajo que el codificado de $ 3.00

Thomas y Morwitz

Es decir, el poder del 9 tiene sus condiciones ya que muchas formas de uso del “9” son poco eficaces:

$ 3.80
$ 3.79

Si bien es cierto el 9 posee el poder de hacer ver un precio más bajo, hay casos como en la anterior forma citada de ejemplo, en donde los datos de diversas tiendas online ratifica que no son eficaces

El poder convincente del 9 al final de un precio

Un ejemplo clásico del poder del 9 es un experimento realizado por el MIT y la Universidad de Chicago en el que se probó un artículo de ropa de mujer estándar a precios de $ 34, $ 39 y $ 44. 

Para sorpresa de los investigadores, el artículo se vendió mejor a $ 39, a pesar de que era más caro que una de las otras opciones. 

En su libro Priceless, William Poundstone disecciona ocho estudios diferentes sobre el uso de precios con esta modalidad y descubrió que, en promedio, aumentaron las ventas en un 24% en comparación con los puntos de precios ‘redondos’. 

Esto es especialmente importante porque las compras se basan en emociones, así no sea una compra emocional en si misma.

Se ha descubierto que esta técnica, funciona bien con productos de compras masivas o de primera necesidad como alimentos.

¿Siempre funciona fijar un precio con un 9 al final?

La respuesta es NO.

Hay algo que se llama precio de PRESTIGIO.

Es una forma de fijación de precio que apela a otro enfoque.

Para venta de productos que sostienen el valor del PRESTIGIO como joyas, licores de marca o accesorios de vanidad, es mejor este tipo de fijación de precio.

Veamos.

Los precios de prestigio son todo lo contrario a los precios con número 9 al final. El precio de prestigio implica convertir todos los precios en cifras redondas, es decir, $ 99.99 se convierte en $ 100.

Quizás te estés preguntando ¿por qué?. 

Según Kuangjie Zhang y Monica Wadhwa en un estudio del 2015, los números redondos (por ejemplo, $ 100) se procesan con mayor fluidez y fomentan la confianza en los sentimientos de los consumidores, en comparación con los números no redondos (por ejemplo, $ 99.99), que se procesan con menos fluidez, y fomentar la dependencia de la cognición y el necesario entendimiento.

Esto significa que los números redondos “se procesan más fácil” porque la compra está siendo impulsada por sentimientos y el precio se entiende rápidamente.

Zhang y Wadhwa se dieron cuenta de que los consumidores estaban más inclinados a comprar una botella de champán cuando tenía un precio de $ 40.00, en lugar de $ 39.72 o $ 40.28.

La clave de usar precios con un 9 al final

Hay algo más a considerar cuando si estás pretendiendo fijar precio a un producto o servicio tuyo.

Si abres opciones, como lo aconseja la psicología conductual, para que el cliente elija de qué modo te compra o cuánbto te compra, será mucho mejor utilizar el poder del 9 pero de esta forma.

Paso 1: Crea dos alternativas de compra de tu producto

Tienes tu producto. Supongamos que es

CURSO DE FOTOGRAFÍA

$9.99

CURSO DE FOTOGRAFÍA + CURSO DE EDICIÓN

$19.99

Paso 2: Crea una tercera alternativa poco atractiva.

Podemos tomar de la última alternativa y crear una que nos vaya a servir para potenciar más una de ellas que es la queremos que se venda.

CURSO DE FOTOGRAFÍA

$9.99

CURSO DE FOTOGRAFÍA + CURSO DE EDICIÓN

$19.99

CURSO DE EDICIÓN

$19.99

¿Ahora cuál se ve más atractiva?

¿Cuál va a ser la estrategia de precios que vas a optar?

Escucha la versión Podcast

Si quieres optar por la de Prestigio, necesitarás fortalecer tu marca, más allá de que los productos que comercialices sean de marca.

¡Cómo creas una marca increíble que haga posible esta estrategia de fijación de precios?

Te dejo un vídeo al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *